A veces, la pureza del Flamenco la encontramos en lo que, a priori, puede parecer la heterodoxia

A veces, la pureza del Flamenco la encontramos en lo que, a priori, puede parecer la heterodoxia, y cuando eso ocurre, el resultado suele ser altamente creativo y prometedor. Tal es el caso del Niño Rubén y su Fagot Flamenco. Con un talento arrollador, Rubén Jiménez, un lucentino que nace de la música clásica, lleva su fagot a los registros sonoros más flamencos y los devuelve reconocidos y reconocibles en el clasicismo más ortodoxo del arte andaluz. Todo un lujo para nuestra ciudad y nuestra peña, contar con Rubén y colaborar con él en todo lo que necesite, pues le auguramos muchos éxitos. El Niño Rubén y el nacimiento del Fagot Flamenco; no se lo pierdan.

Peña Flamenca de Lucena


Fuente: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=2755771901150169&id=657561527637894&_fb_noscript=1

Documental completo: